¿Empresario o negociante? 2

Diferencias abismales


En la

publicación anterior, analizamos algunos rasgos de los negociantes, cuyo comportamiento está lejos de ser llamado empresarial.

En este artículo, analizaremos algunas características de un verdadero empresario. Con ello, quedará muy clara la gran y absoluta diferencia entre ambos.

1. De su misión: Su misión es ganar dinero, aquí y ahora y en el futuro: produciendo “riqueza social”.

Estas pequeñas frases: “en el futuro” y “riqueza social”, hacen toda la diferencia, ya que, para poder dar sustentabilidad y continuidad a la empresa, necesita asegurarse de que todas las partes interesadas estén satisfechas con la relación constructiva que tienen con la empresa.

Esto lo lleva a cuidar al máximo las relaciones con inversionistas, colaboradores, proveedores, instituciones financieras, comunidad, etc.

Tiene un potente sentido de la responsabilidad social.

Hay una clara Visión de empresa y una definición de Valores claros y con toda la intención de lograr la mayor congruencia hacia los mismos. No como frases lindas para poner en las páginas de internet y en las paredes de las empresas.

2. De la sustentabilidad de sus empresas: La sustentabilidad y continuidad de los negocios es una de sus altas prioridades en su agenda directivo/empresarial. Eso lo lleva a mantener relaciones relevantes y de ganancia mutua con todos los actores de sus negocios. Se asegura de relaciones recíprocas y de largo plazo.

3. De sus valores: Una estructura de valores y de ética empresarial sustenta su quehacer cotidiano. Sus valores están por arriba de sus estructuras de comportamiento y ambiciones personales.

Un fuerte sentido de responsabilidad guía y determina sus comportamientos y sus decisiones. A partir de dicha congruencia y apego a principios y valores es que genera relaciones sostenibles, recíprocas y de largo plazo con actores asociados.

4. De sus prácticas organizacionales: Implementación de gobiernos corporativos, apego a normas financieras internacionales, apego a normas de responsabilidad social de empresa, integración de políticas laborales con un alto sentido de ética, promoción de calidad de vida en el trabajo, sistemas de auditorías internas y externas, desarrollo y retención de capital intelectual, sistemas de salarios y compensaciones competitivos, sistemas de reconocimiento al personal, tecnologías de enfoque a clientes de última generación.

Evaluación directiva y gerencial para asegurar que sus ejecutivos se apeguen a patrones éticos de comportamiento y no sean simples gerentes negociantes con ambiciones personales sin escrúpulos.

Estas son solo algunas de las prácticas organizacionales que ha ido adoptando en las empresas para asegurar su presencia aquí, ahora y en el futuro.

5. De sus historias: Una larga historia de éxitos, una larga historia de iniciativas y proyectos implementados, relaciones de largo plazo con una alta cantidad de actores relacionados con sus negocios. Creación de altos niveles de confianza con clientes, proveedores, inversionistas, así como colaboradores que han crecido a su lado.

6. De su equipo de trabajo: Integrar talento directivo/gerencial, apoyan su desarrollo y crecimiento profesional para asegurar contar con un equipo de alto desempeño y así rodearse de ejecutivos capaces de realizar funciones especializadas.

Apoya iniciativas de integración de equipos de trabajo para contar con altos niveles de interdependencia entre las personas y funciones.

No solo ve el desacuerdo como algo totalmente necesario, sino que lo impulsa con objeto de contar con cerebros de obra capaces de opinar con total libertad sobre los temas relevantes de la organización. Al contrario de los negociantes que solo integran ejecutivos mediocres, timoratos y por qué no decirlo, serviles y listos para aplaudir y acatar órdenes sin cuestionar nada y obedecer a ciegas.

7. De su liderazgo: Congruencia, humildad, principios y valores, innovación, alto enfoque al cliente, austeridad, pero con alto enfoque a invertir en proyectos productivos, acercamiento con colaboradores, humanidad, desarrollo de equipos de trabajo, mentoría a sus directivos, apoyo a la comunidad, son algunos de los rasgos que caracterizan su liderazgo organizacional.

8. De su futuro: Esta visión empresarial incrementa las probabilidades de éxito financiero y de continuidad de la organización. Generalmente tiene empresas con altos índices de antigüedad y hay una alta demanda por estar asociados con este tipo de empresas, los bancos están dispuestos a prestar recursos, los proveedores a ser parte de su red certificada, los colaboradores tienen altos grados de satisfacción en el trabajo, por lo cual el índice de antigüedad laboral es alto.

Flavio Ruíz

Junio de 2020

www.flavioruiz.com